Conéctese con nosotros

Destacadas

LIBERAN 760 MIL SEGUNDAS DOSIS DE SPUTNIK V PRODUCIDAS EN ARGENTINA

Publicado

en

Es tras la aprobación de Rusia y la ANMAT. De esa manera se reducirá en parte la brecha de 6,5 millones de dosis que existe hoy entre primeros y segundos componentes aplicados.

La brecha de 6,5 millones de dosis que hay actualmente entre los primeros y segundos componentes aplicados de Sputnik V podrá empezar a achicarse a partir de la liberación de 760 mil unidades producidas por el laboratorio Richmond en la Argentina. Fuentes de la farmacéutica confirmaron a Clarín que la entrega ocurrirá en las próximas horas.

Esto se produce tras el visto bueno del Instituto Gamaleya de Rusia y la posterior venia de la ANMAT. Richmond entregará este nuevo lote a la ministra de Salud, Carla Vizzotti, para ser distribuido en las provincias. Del total de 760 mil dosis, la agencia sanitaria argentina aprobó 608.500 y estaba elaborando el informe por las restantes 151.500.

Según datos oficiales, hasta ahora Richmond había logrado liberar 702.500 dosis del componente 2 y 1.179.625 del uno. Ahora, la producción se está enfocando prácticamente por completo a las segundas dosis, dado que es la mayor necesidad de la campaña de vacunación.

Fuentes del laboratorio informaron que hasta el momento llevan fabricados 4,6 millones de dosis del componente 2 y 1,6 millón del componente 1. Quedan pendientes de aprobación casi 2,9 millones de segundos componentes y, también, 460 mil del componente 1.

El mecanismo de aprobación de las vacunas que completa Richmond en la Argentina genera, por un lado, tranquilidad en cuanto al control de calidad de lo producido, pero por otro hace lento el tramo final para efectivizar el uso de las vacunas. Pasan varias semanas entre que el stock se termina y recibe la aprobación.

Por eso, entre el laboratorio y el Gobierno están trabajando para tratar de saltear la parada rusa y concentrar el control de todo lo fabricado a través de la ANMAT. Eso, se prevé, agilizará la entrega de las dosis que están finalizadas pero no liberadas.

Richmond recibe el antígeno de Rusia y en la planta local se realiza el proceso que termina con los viales listos, para ser repartidos en el país. Mientras tanto, la empresa está construyendo una planta en Pilar para poder empezar a fabricar el principio activo en la Argentina y no tener que depender de los envíos rusos. Peor no estaría terminada hasta fines del año próximo.

Para Rusia, por otra parte, es más sencillo enviar el antígeno que las vacunas terminadas, ya que la prioridad de las segundas dosis la tienen los ciudadanos rusos. Por ese motivo no sólo en Argentina, sino también en otros países, hay acuerdos para que las dosis puedan terminar su proceso en el lugar en el que se van a utilizar.

Además de estas dosis de Sputnik V, parte de las dosis de Pfizer que arriben durante septiembre también serán destinadas a completar esquemas de vacunados con primeras dosis de Sputnik. Este miércoles arribaron las primeras 100 mil dosis y para el resto del mes es esperan otras 480 mil, parte de un contrato por 20 millones de vacunas que llegarían de acá a fin de año.